Estado de desarrollo de antibacterianos

Estado de desarrollo de antibacterianos

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha publicado hoy su último informe sobre los agentes antibacterianos, entre ellos los antibióticos, que se encuentran en estado de desarrollo clínico y preclínico a escala mundial. Si bien el número de agentes antibacterianos en fase de desarrollo clínico se ha incrementado, de 80 en 2021 a 97 en 2023, se necesitan urgentemente agentes nuevos e innovadores contra las infecciones graves y para sustituir a los que han perdido eficacia debido a un uso generalizado.

En este informe anual, publicado por primera vez en 2017, se analiza la eficacia de los antibióticos en investigación y desarrollo (I+D) para tratar infecciones causadas por bacterias resistentes, según la Lista OMS de patógenos bacterianos prioritarios 2024. Estos documentos buscan orientar la I+D antibacteriana para enfrentar mejor la creciente amenaza de la resistencia a los antimicrobianos (RAM).

La RAM ocurre cuando bacterias, virus, hongos y parásitos no responden a los medicamentos, lo que agrava las enfermedades y aumenta el riesgo de infecciones difíciles de tratar, así como de enfermedades y muertes. Este problema es mayormente resultado del uso indebido y excesivo de antimicrobianos, aunque muchas personas en el mundo no tienen acceso a estos medicamentos esenciales.

La Dra. Yukiko Nakatani, Subdirectora General interina de la OMS para Resistencia a los Antimicrobianos, señaló que «la resistencia a los antimicrobianos está empeorando, pero no estamos desarrollando nuevos productos a la velocidad necesaria para combatir las bacterias más peligrosas». Hay muy pocos antibacterianos en desarrollo y la innovación es insuficiente. De los 32 antibióticos en desarrollo, solo 12 son innovadores y solo cuatro son efectivos contra al menos un patógeno “crítico” por la OMS. Hay brechas en todas las fases de desarrollo, especialmente en productos para niños y formulaciones orales.

Es alentador que se estén explorando agentes biológicos no tradicionales (bacteriófagos, anticuerpos, etc.) como alternativas a los antibióticos, aunque su estudio y regulación es complejo. Desde el 1 de julio de 2017, se han autorizado 13 nuevos antibióticos, pero solo dos son de una nueva clase química. También se han aprobado tres agentes no tradicionales para restaurar la microbiota intestinal y prevenir infecciones recurrentes por Clostridioides difficile.

La fase de desarrollo preclínico es activa e innovadora, con enfoques no tradicionales y un número estable de candidatos preclínicos en los últimos cuatro años, principalmente para patógenos gramnegativos, que son resistentes a antibióticos de último recurso.

El desarrollo de nuevos agentes antibacterianos debe ir acompañado de iniciativas para garantizar acceso equitativo, especialmente en países de bajos ingresos. El acceso universal a herramientas asequibles y de calidad para prevenir, diagnosticar y tratar infecciones es crucial para mitigar el impacto de la RAM en la salud pública y la economía, según las Prioridades estratégicas y operacionales de la OMS y la resolución sobre la RAM adoptada por la 77.ª Asamblea Mundial de la Salud.

Share this post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


× ¿Cómo puedo ayudarte?